dakhla

En la desembocadura del Río de Oro, los españoles fundaron Dakhla en 1884 con el nombre de Villa Cisneros. Este pequeño puerto pesquero se sitúa al borde de una magnífica laguna de aguas turquesas. Además de acoger a miles de aves migratorias como colonias de flamencos rosas, la bahía alberga la mayor población de focas monje. En sus aguas también se crían rayas y delfines jorobados del Atlántico. La grandiosa Punta Sarga, en el extremo Sur de la península es el lugar más apropiado para observarlos.

 

Los campeones del kitesurf lo consideran uno de los focos más hermosos del mundo, un lugar ideal para la práctica de todos los deportes de deslizamiento sobre el agua... ¡pero también en las dunas de arena! Para sentirse integrado en la naturaleza, se puede dormir en una zona de kitesurf en una ẖaymah (jaima), es decir, una tienda de campaña colectiva y tradicional del desierto. La ducha de agua sulfurosa a 38 °C del manantial termal de Asmaa es digna de probar, por sus excelentes propiedades para la piel, los trastornos respiratorios y los huesos. La laguna del Río del Oro también es una de las zonas con mayor abundancia de peces del mundo, la estrella del lugar es la corvina. 

viento

Cualquier fecha es buena para viajar a Dakhla, aunque son los meses de verano cuando más días de viento y más fuerte sopla.